martes, 25 de febrero de 2014

EL OTRO

(Víctor Argüelles por Víctor H. Zamora. Tuxpan, Veracruz, abril de 1992)


Con la nada me quedo. Mi pertenencia se hace al tamaño de una sobra, de un día perdido en palabras y cosas. Quienes pasan sin aviso creen que de mi cuerpo beben, desentendidas se profesan criaturas, perros sin amansar si no pertenecen al círculo que invento cuando me abro a la noche; si entran, mendigan el espacio que se hace desde el botón hasta el contorno del dedo, como polvo lunar, polen en su habito nocturno después de una llovizna.

Urge traerte de nuevo, invocarte, regresarte de esas olas que te llevaron suspendido entre rieles de espuma y aire. En la orilla de mi frente suena el nombre imborrable en forma de grito, suspende reaccionaria la voz de todas tus voces, las que maduraron contigo en las fauces del tiempo, y suavemente llegaron a mí para perderme.

Multiplicado retornas en la furia del relámpago, en la lluvia matutina que despierta en el cuerpo. El trueno que nos ha sacudido, es un pedazo que retiembla en el blanco del recuerdo.

La pertenencia se hace punto de alfiler, cantidad de arena que cabe en la mano, fragmento de luz que siembra el ojo a la forma. Toda la ciudad echa por la boca sus luces, muertos que vagaron perdidos por casas habitadas y deshechos urbanos, cuando era de noche, y en tabernas desveladas se gritaba con la compañía de vasos transparentes, brillos que impregnaron labios de alcohol.

Si ensamblo el ruido con el silencio de mi entraña, si vago de puntas sobre ciudades serpientes, si me uno a tu vacío, si escribo… es porque los días se descarnan de sus faenas, craquelan la promesa de pasar y cederme un lugar en este espacio. 

Corrijo, camino, incrusto piedras sabias a la esponja vital de los días, acudo a tu llamado, mientras otro viene a dejarme el poema.



(Publicado en las Revistas Datura Red y  Cultura de VeracruZ, 2010)

No hay comentarios: