sábado, 15 de octubre de 2016

LA POESÍA DESDE EL CERRO DEL VIENTO

En días pasados (1 y 2 de octubre) llevamos a cabo el 1er Encuentro En Resistencia desde el Cerro del Viento, un encuentro de creadores literarios residentes del municpio Ecatepec de Morelos y Zona Metropolitana del Valle de México. Con un total de 29 escritores: 19 poetas, 5 narradores, 4 músicos y una ensayista nos dimos cita durante los dos días en este municipio de Estado de México, teniendo como sedes: el Centro Comunitario Ecatepec Casa de Morelos y el Foro al aire libre del parque San Cristóbal Ecatepec. El cometido del encuentro fue manifestar por medio de las letras nuestra oposición a los tiempos violentos en que el país y principalmente este municipio están hundidos, siendo notablemente el problema de los feminicidios y desapariciones en esta región. Un dato importante es que este encuentro surge de la iniciativa de tres años en que Ecatepec participó en el Encuentro por Ciudad Juárez, así que, aunque este sea un primer encuentro, llevamos 3 años participando y este año lo hacemos con nombre propio, además es pertinente decir que en mayo de este año propusimos a este municipio como sede del X° Festival Internacional de Poesía "Palabra en el Mundo", así que motivos nos sobran para originar la reunión, sabemos que la palabra es la única que nos representa, y esta palabra es poética, en el sentido constructivo del término, pues para tiempos difíciles la poesía nos convoca, y en octubre de 2016, nuevamente.
Desde aquí agradecemos a los tantos creadores de palabras y sentidos, a los que ayudaron a ser posible un encuentro más, ahora con una identidad precisa y objetivo por demás loable. Vayan pues las GRACIAS, así, en mayúsculas a: Edith Vargas, Ana Matías Rendón, Nadia Vásquez, José Rivera Guadarrama, Diego Arredondo, Miguel Ángel Aguilar Huerta, Margarito Mendoza, Miguel Eduardo López Cisneros, Miguel Soto, Ema Villa Arana, Sergio Alarcón Beltrán, Daniel Olivares Viniegra, Roberto Rosales, Patricia García López, Israel Soberanes, Daro Soberanes, Haydé Arreola, Ulises Zamora, Guillermo Gonzaga, Martha Miranda e Hilda Ereiva; nuevamente a Ana Matías, Edith Vargas y Luis Rivera (por la presentación de la antología poética Los 43 Poetas por Ayotzinapa), (Día 1° de octubre en la Casa de Morelos); GRACIAS también a: Marizela Ríos Toledo, Humberto Adam, MarkIII (Leo Hernández), Pablo (el otro Cabañas) y el grupo TAMUAO (Taller de música de Amparo Ochoa); igualmente a Víctor Ochoa (Grupo de Danza Ehécatl), a payasos y mimos del espectáculo sabatino del parque San Cristóbal, Sr. Arturo Escobar, Sr. Francisco y principalmente a la Doctora Ana Minerva Uribe por los facilidades en la realización del evento literario del día 2 de octubre. Esperemos que sea posible un nuevo encuentro más para 2017, mientras esto suceda los dejo con algunas imágenes.

Marizela Ríos Toledo

Tamuao

Pablo (el otro Cabañas)

MarkIII

  Fotos del grupo en FB: Escritores en Resistencia desde el Cerro del Viento.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

1ER ENCUENTRO DE ESCRITORES EN RESISTENCIA DESDE EL CERRO DEL VIENTO



PROGRAMA GENERAL

1° DE OCTUBRE, 11:00 H.
CENTRO COMUNITARIO ECATEPEC CASA DE MORELOS

Lecturas: poesía, cuento, crónica y ensayo
11:00 INAUGURACIÓN Y PALABRAS DE BIENVENIDA
11:15 MENSAJE POR LA PAZ EN ECATEPEC

11:30. MESA 1
EDITH VARGAS
ANA MATÍAS RENDÓN
NADIA VÁZQUEZ

12:00. MESA 2
LUIS RIVERA
JOSÉ RIVERA GUADARRAMA
DIEGO MISAEL ARREDONDO MORALES

12:30. MESA 3
MIGUEL ÁNGEL AGUILAR HUERTA
MARGARITO MENDOZA
MIGUEL EDUARDO LÓPEZ CISNEROS

13:00. MESA 4
MIGUEL SOTO
EMMA VILLA ARANA
SERGIO ALARCÓN BELTRÁN

13:30. MESA 5
DANIEL OLIVARES VINIEGRA
AMÉRICA FEMAT
ROBERTO ROSALES

14.00. MESA 6
PRESENTACIÓN DE LA ANTOLOGÍA
LOS 43 POETAS POR AYOTZINAPA
(2° EDICIÓN INDEPENDIENTE DE ANA MATÍAS)
PRESENTA: ANA MATÍAS RENDÓN Y EDITH VARGAS
COMENTA: LUIS RIVERA

RECESO

16:00. MESA 7
HAIDÉ ARREOLA
ULISES ZAMORA
GUILLERMO GONZAGA

16:30. MESA 8
MARTHA MIRANDA
ISRAEL SOBERANES
HILDA EREIVA

17.00. MESA 9
GUADALUPE QUEZADA
DARO SOBERANES
PATRICIA GARCÍA LÓPEZ

17.30. MESA 10
ÁNGEL CORRAL ROMERO
JORGE MARTÍNEZ PALAFOX
VÍCTOR ARGÜELLES

18:00
MICRÓFONO ABIERTO


DÍA 2 DE OCTUBRE, 16:00 H.


FORO AL AIRE LIBRE, PARQUE MUNICIPAL DE SAN CRISTÓBAL
(A UN LADO DEL RELOJ)

RECITAL
Poesía en calidad escénica

16:00 BIENVENIDA Y PALABRAS POR LA PAZ EN ECATEPEC
16:15 SERPIENTE FAMILIA (HIP HOP)
16:30 MARIZELA RÍOS TOLEDO / HUMBERTO ADAM (POESÍA)
17:00 PABLO (El otro Cabañas) (CANTO)
17:15 MARIII (RAP Y HIP HOP)
17:30 TAMOAO (Taller de música Amparo Ochoa) (TROVA)
18:00 OMAR PICHARDO (POP)
18:30 CLAUSURA

jueves, 11 de agosto de 2016

MARATÓNICA REUNIÓN DE CREADORES LITERARIOS EN XALAPA


Para los nuevos amigos


V° Maratón de poesía en Xalapa.

Por un año más visité la ciudad de Xalapa, Veracruz, con motivo de la quinta edición del “Maratón de poesía y cuento corto: 24 horas” que se celebró el 5 y el 6 de agosto del presente año. Aunque este evento lleve 5 años de sumar esfuerzos por la palabra, por el convite entre paisanos, amigos y colegas de las letras, yo tengo tres años consecutivos de asistencia.
No sé cómo fueron los 2 primeros eventos, pero lo cierto es que sigue mejorando, y para bien; éste, en particular resultó ser toda una experiencia, a pesar de haber cerrado con 47 mesas de lecturas, cifra menor a la del año pasado, que cerró con 68 mesas, y es que la experiencia estriba en la lectura, ¿quién no asume en la lectura una plena satisfacción de estar entregando parte de uno mismo?, no se diga del que escucha, me refiero al escucha auténtico de la palabra ajena que termina con el alma fortalecida o desolada.
Lo importante a destacar es el esfuerzo asumido por Nohemí Briones, representante del grupo “Poesía sin premiso” y organizadora infatigable de este maratón que, a nivel nacional nos representa y nos muestra como entusiastas de la palabra por encima de la mala pinta que tristemente, hoy en día ostenta Veracruz; y ¿para qué sirve el arte?, como dice Briones: “a nosotros nos toca levantar Veracruz con la poesía, con la cultura”, y es verdad, aunque haya aspectos que no se olviden como la violencia, la corrupción, y la impunidad al referir a los miles de desaparecidos, esto también se denuncia y se atiende, ¿cómo?, con la insolencia de los versos, tal como lo hizo el poeta Miguel Soto, ¿quién más?

El poeta Miguel Soto.

Cabe destacar igualmente la insistencia de la lluvia que, como poesía llegó sin permiso inundando la noche hasta despertar con las Olas de fuego de Gloria Ariceaga, libro de narrativa breve que presenté junto a la autora y su editor. Esa lluvia fue la que no dejó mostrarnos frente a la Biblioteca Carlos Fuentes a leer –como en años anteriores–, próximos a públicos diversos que ante la sorpresa giran su atención hacia nosotros, esto no ocurrió, pues finalizamos en el “Gusto di vino”, el restaurante que amablemente nos resguarda año con año, cabe aquí el reconocerlos, y agradecer.
Ya que la memoria es como lluvia, quiero decir que la hazaña de este viaje a la capital veracruzana, estuvo acompañada por la poeta juchiteca Marizela Ríos Toledo y el guitarrista Humberto Adam. La primera, participante como yo, el segundo, tal vez con una idea preestablecida, iba a la conquista del sonido de la jarana, del mosquito, del son jarocho y el jolgorio del fandango, y es que Xalapa, es esto y más. Los sonidos al llegar se tornaron transparentes en busca de esa jarana soñada, planeada desde el fondo del viaje, me refiero al instrumento en cuestión, buscado por subidas y bajadas de calles, y la ocurrencia de atravesar el túnel del tiempo dizque para ahorrar los pasos.

La poeta Marizela Ríos Toledo.

Debo decir que este viaje fue distinto, con la agradable compañía de Marizela y Humberto, la nostalgia por esta tierra dejada hace 16 años, no se sintió, y los amigos que han quedado en esta región no llamaron a la puerta para acaso desvelar las apuraciones, siempre amenas. Esta maratón de poesía y narrativa, con la amistad como un pretexto mayor fue de 24 horas, sí, 24 horas de leernos, de escucharnos, incluso de arrullarnos con las palabras cuando ya las manecillas del reloj le hacían peso a las pestañas del nuevo día.
Esta maratón tenaz y trasnochada fue con vodka, con cerveza, con café. Uno se preguntará, ¿con qué fin se hace toda esta entrega, mezcla de duelo y festividad?, podrá sonar pedante la respuesta, pero en estos tiempos en que uno tiende a la individualidad y a la indiferencia, la palabra se agradece.¡Y cómo no…! si aquí están mis paisanos: Flor Ángel León, Gloria Ariceaga, Marcos Merino, Reynaldo Carballido, Sandra Gallardo, Adán Cabral, Iván Uriel, Ernesto Paz León, Patricia Hernández Viveros, Nidia Sánchez, Carlos Eduardo, Luis G. Mendoza (chiapaneco avecinado en Xalapa); aquí, las oaxaqueñas: Marizela Ríos Toledo y Guadalupe Martínez Bernal; aquí, una buena banda de hidalguenses, comandados por Sergio Alarcón Beltrán, y seguidos por América Fematt, Martha Miranda y Ulises Zamora, aquí, los que representan otras latitudes: Sandra Galina Favela, Miguel Soto, María Eugenia, Luis Chávez Fócil, y los llegados de Ciudad de México: Gustavo Ponce Maldonado, Antonio Durand Alcántara, y alguien más, de la mismísima Colombia, más los que no recuerdo, pues la memoria como lluvia resbala, llevando a su paso lo mejor del momento: instantes, imágenes, acaso ya registradas y grabadas, y colgadas en las redes, para nunca borrarse.¡Enhorabuena por esta edición maratónica de poesía y cuento corto: 24 horas, en Xalapa!

La anfitriona: Nohemí Briones.
Sergio Alarcón Beltrán y Marcos Merino.
El Gusto Di Vino.


TEXTO: VÍCTOR ARGÜELLES
FOTOGRAFÍA: MIGUEL SOTO


sábado, 28 de mayo de 2016

QUE LA PALABRA EN ECATEPEC NO SE LA LLEVE EL VIENTO

Por Víctor Argüelles
Palabra en el Mundo en Ecatepec.

Con acciones globales como la iniciativa "Palabra en el Mundo", (X° Festival Internacional de Poesía), con su lema correspondiente a su décima edición: "Poesía en todas partes", Ecatepec de Morelos, el municipio más azotado por la violencia a nivel nacional, el municipio manchado de sangre por desapariciones y feminicidios, al final del día se ve enriquecido, pues una acción desde la palabra misma sirve para generar cambios, o mínimo, llevar la intención a cuestas como un compromiso que, la ciudadanía y sus poetas no debemos olvidar; de ahí la pertinencia de la reflexión en torno al difícil tiempo que nos toca vivir en esta región o en cualquier parte.
Lo anterior es importante a destacar, ya que el pasado 26 de mayo, celebramos la palabra en el mundo en Ecatepec, con la participación de 18 poetas de esta región y de la Ciudad de México, más la participación especial de la cantante Ana de Alba, quien, con su potente voz, nos deleitó con 3 piezas de su repertorio, siendo la de mayor emotividad,"Gracias a la vida" de Violeta Parra, un himno a la vida y al don de la gratitud humana; todo en el marco, in memoriam a Ramsés Salanueva, poeta hidalguense, a quien recordamos con su poesía y su compromiso; para dicho fin, el también poeta hidalguense Daniel Olivares Viniegra, nos presentó su semblanza, al lado de Hilda Ereiva, entusiasta poeta y promotora cultural de origen chileno avecinada en esta región. Ambos recordaron a un Ramsés lúcido en lo que emprendiera: Poesía, festivales de poesía, gestión cultural y labor periodística. Un Ramsés para quien la palabra fue una sensible conexión con lo otro, expresado en su cultura, tangible en el viaje para conocer acaso la raíz latente en su poesía; y me refiero a su nexo intertextual, su contraparte poética llamada Efrén Rebolledo, poeta de los mismos aires, presente en la opera prima Cuaderno para estudiar el viaje, editado póstumamente por el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes del Estado de Hidalgo, (CECULTAH).
Con emotividad evocamos al poeta de Actopan, a propósito de su poesía, de su viaje, de su compromiso para con la palabra misma; hablaron de él los ya referidos poetas, así como las imágenes fotográficas convocadas para la ocasión, imágenes de su infancia y de su madurez.

Marizela Ríos Toledo.

Ana de Alba.

Palabra en el mundo, al ser la primera vez que se presenta en Ecatepec, nos demuestra que entre tantos, sumados a una labor de gestión, promoción, podemos llevarlo a cabo, aun con las carencias que nos demuestra la parte correspondiente a los representantes de la cultura. Lo digo en sentido crítico, pues quienes hacemos la cultura en este municipio somos los mismos actores de la cultura, interesados en la generación de cambios,
En esta ocasión los participantes convocados, en orden de participación, son los siguientes: Hilda Ereiva, Daniel Olivares Viniegra, Israel Soberanes, María Eugenia Rodríguez, Emma Villa Arana, Martín González, Samuel Ronzón, Roberto Rosales, Marizela Ríos Toledo, Ana de Alba, Guillermo Gónzaga, Guadalupe Quezada, Mario Guzmán, Daro Soberanes, Josímar Galíndez Rojas y Gloria Domínguez.

Poetas: Hilda Ereiva, Daniel Olivares Viniegra e Israel Soberanes.


Palabra en el mundo en Ecatepec se llevó a cabo en el auditorio del Centro Regional de Cultura Ecatepec, José María Morelos y Pavón, situado en el corazón de San Cristóbal Ecatepec, con lluvia, con espera, con la extrañeza del calor como aviso repentino de la lluvia que vio aparecerse ya casi en la recta final de nuestra poesía ofrecida como lo mejor que sabemos hacer. Desde aquí van los agradecimientos a Centro Regional de Cultura Ecatepec, "José María Morelos y Pavón", dependiente del Instituto Mexiquense de Cultura, Café Literario "El Juglar", a Hilda Ereiva por la entrega y paciencia en la coorganización y a Daniel Olivares Viniegra por su labor en el fomento de la cultura.
¡Enhorabuena! Todos y cada uno pone el grano de arena que le corresponde.

viernes, 20 de mayo de 2016

X° Festival de Poesía "Palabra en el Mundo" en Ecatepec. In memoriam, Ramsés Salanueva

Afiche: Miguel Solís Santos.

“… el horizonte es un poema escondido en la silbatura de las ramas 
como un dios que ha descubierto el error en su creación más perfecta 
y sin embargo resplandece.
RAMSÉS SALANUEVA.[1] 

Con la participación especial de la soprano Ana de Alba, llevaremos acabo, el X° Festival Internacional de Poesía “Palabra en el Mundo” en Ecatepec, In memoriam, Ramsés Salanueva, el próximo jueves 26 de mayo, en el auditorio del Centro Regional de Cultura Ecatepec “José María Morelos y Pavón”, en punto de las 15:00 y hasta las 17:30 hrs.
En el X°, y primer festival en este municipio y, teniendo como antecedente, tres encuentros de “Escritores por Ciudad Juárez en Ecatepec”, participamos los siguientes autores: Hilda Ereiva, Marizela Ríos Toledo, Samuel Ronzón, María Eugenia Rodríguez, Daniel Olivares Viniegra, Hortensia Carrasco, Josimar Galíndez Rojas, Guadalupe Quezada, Guillermo Gónzaga, Gloria Domínguez, Israel Soberanes, Ema Villa Arana, Antonio Guevara, Martín González, Roberto Rosales, Mario Guzmán, Daro Soberanes y quien esto escribe.
Cabe mencionar que este festival a nivel internacional tiene como objetivo la búsqueda de la paz por medio de la palabra, que surge como inquietud ante el fallido sistema donde prevalece la violencia; cuantiosa iniciativa para tiempos difíciles en que tenemos que tragarnos los anhelos de un tiempo mejor, no obstante la gran búsqueda que hacemos como humanos por las expresiones que nos ligan: las del arte y la cultura.


La particularidad de este festival, es justamente la de otorgar a la palabra la capacidad de “vocación constructora”; así, –se menciona en la convocatoria–  “El Festival Internacional de Poesía Palabra en el Mundo es al mismo tiempo idea y acción transformadora, a partir de cada casa, de cada barrio, de cada ciudad… y bien desde abajo hacia todas partes. […] Palabra en el mundo es una iniciativa unitaria y se construye desde la participación de todos. […] la suma de todas nos dará como resultado un Festival de Poesía en Todas Partes”.[2]
Con tan portentosa iniciativa como marco, aprovecharemos este festival para  rendir homenaje a Ramsés Salanueva (Actopan, Hgo. 1972-2016), poeta y periodista para quien la palabra fue un compromiso y una forma del reconocerse cotidiano. Organizador del festival “Cupi2” en Actopan, Hidalgo, donde lo conocí en febrero de 2013; siendo la única vez en que la coincidencia nos juntó, la impresión hacia su persona concuerda con la de varios colegas. No cabría aquí tanta adjetivación, sólo la gratitud expresada, pues reconozco la fortuna de tenerlo en su poesía, en ese sentido, me baso en lo que, el también poeta, Abraham Chinchillas define, a propósito de su libro Cuaderno para estudiar el viaje,[3] como “El poeta, un hombre de desierto conquistando con su palabra una parte congelada del mundo[4]”, pues Salanueva con esta opera prima, también rinde tributo a Efrén Rebolledo a quien busca en tierras nórdicas, ese es el concepto del cuaderno, ése, el horizonte que se perfila en los versos que lo componen, ya que, “el poeta de la voz ronca”, en palabras de Juan Carlos Hidalgo, se encuentra para otra vez viajar con la palabra, regresar y ponerla entre nosotros, como un eterno retorno del humano ante la vida.


Reitero: X° Encuentro Internacional de Poesía “Palabra en el Mundo”, In memoriam Ramsés Salanueva, 26 de mayo, 15:00 a 17:30 hrs., auditorio del Centro Regional de Cultura Ecatepec, José María Morelos y Pavón, ubicado en Plaza Juárez No. 1, Col. Centro, CP. 55000, San Cristóbal Ecatepec, México. LA ENTRADA ES LIBRE.

Organiza: Víctor Argüelles
Coorganiza: Hilda Ereiva.

Convocan Proyecto Cultural Sur, Revista Isla Negra de Italia, World Festival of Poetry y Proyecto Cultural de Cuba.

Apoyos: Centro Regional de Cultura Ecatepec, UPEM, El Juglar Literario.

¡Nada puede acallar el canto, cuando existen justas razones! En poesía!



[1] Círculo de poesía: [http://circulodepoesia.com/2013/09/la-poesia-en-hidalgo-ramses-salanueva/]
[2] Kaosenlared: [http://kaosenlared.net/x-fip-palabra-en-el-mundo-festival-internacional-de-poesia-en-todas-partes/]
[3] Ramsés Salanueva Rodríguez, Cuaderno para estudiar el viaje, CECULTAH, México 2016.
[4] Abraham Chinchillas: [http://abrahamchinchillas.blogspot.mx/2015/10/ramses-salanueva-el-viajante-y-su.html]

jueves, 5 de mayo de 2016

Signo de espera

Solo
sin nombre ya
me hundo oceánico
por arrecifes del misterio,
vi nacer un pez en la esponja marina de tu lecho

Sumido en el peso de mi ancla
                                   p
                                   r
                                   o
                                   f
                                   u
                                   n
                                   d
                                   a
                                   m
                                   e
                                   n
                                   t
                                   e          te   a b r a c é
e s p e r a n d o 
                     s e r    tu   
                                     
                                      s
                                         a
                                            l
                                              .



De Poemas en signos de espera, inédito.


miércoles, 20 de abril de 2016

MARIZELA RÍOS TOLEDO:

DE LA FORMA VISUAL AL PENTAGRAMA DE LA VOZ
EN LA POESÍA DE AD LIBITUM[1]




Y desde entonces soy ciudad
sin olvidar mis territorios.
PABLO NERUDA.[2]

El poema como la vida misma busca situarse, emerger para estar, y en su intento de configuración encuentra en la forma lo concreto, así, extendido en el espacio (el blanco de la página) será manifestación o reiteración de la voz –que decide ser poesía– en términos femeninos, pues quien lo genera sabe que un acontecer de vida y de amor por la tierra, le carcome las entrañas del lenguaje, por eso se decide, y se decanta en las palabras que, como ríos fluyen hacia la noción de lo eterno. Se decide incluso a ser en el pentagrama, la vía para ser codificado. Así lo reitera la poeta juchiteca Marizela Ríos Toledo a lo largo y ancho de Ad libitum, su tercer poemario editado por Praxis, libro dividido en cinco partes que tratan tópicos diversos que se van hilando uno a uno: el deseo, el amor, la soledad, acontecidos en la trasposición de la urbe donde sobrevienen las miradas y los pensamientos, por eso la transparencia de lo erótico se anuncia sucesiva e insistentemente. El origen va más allá de lo previsto con la forma visual del círculo (que es cómo empieza el transitar por este poemario), y este círculo (abierto para ser cerrado por el propio lector) es también símbolo del nacimiento, del óvulo fecundado, el punto y el inicio. “El comienzo despega con el inconveniente de extraviarse en los colores. Arcoíris se entrecruzan. […] Suena la hora. Un vistazo. Un vistazo”.[3]. Ya en la parte intermedia del libro el placer dialoga con los ritmos y las imágenes, hasta llegar de forma extenuada hasta el fin con el poema que da nombre al libro.
En Ad libitum; se advierte ya una estructura concisa que va de lo visual a lo sonoro, pasa por la raigambre de la metáfora de los lugares que proporciona el viaje, pues en estos espacios se transparenta Santiago de Cuba, Cusco, Perú y tantas urbanidades anónimas entre coordenadas de voces y movimientos, México de norte a sur.
A todo esto añadiría que hay en el poemario distintas formas, siendo lo visual lo predominante, aunque lo exquisito se advierta en lo sonoro. Con este libro como “pentagrama de la voz” la poeta refiere al tiempo y su nostalgia con un acento de protesta: “Lanzo al destino por la ventana/ hecho aviones de papel/ y ahuyento la conciencia./ como MALDICIÓN TERRIBLE!// Y/ como no soy color de rosa/ sé que son peligrosos los amantes/ cuando se creen ¡imprescindibles!”. ("Extenuada"; p. 61). El poema pertenece a la tercera parte de las cinco anunciadas con epígrafes concisos donde confluyen las voces de Neruda, Pavese, Sor Juan Inés de la Cruz, Efraín Huerta y Séneca. El trasfondo intuido aquí, en estas voces, refractan la ciudad y el cuerpo, lo máximo y lo mínimo; el cuerpo inmerso en la ciudad.
El mayor acierto de la propuesta –a mí parecer– radica no tanto en la forma visual sino en la exacta sonoridad transmitida in situ, pues en esta poesía la presencia es imprescindible, ya que la emoción que va del verso al cuerpo se vuelve legible y aporta la mayoría de deleites que el humano frecuenta, que el lector del texto –en este caso–, de poesía, frecuenta, y esa organicidad emocional como las pasiones precisan las posturas del cuerpo, las posturas en la instrumentación del tiempo que contrapuntean las intenciones del texto.
La poeta reconstruye en su lenguaje lúdico las palabras, estas conformadas a una red visual sustentan las preocupaciones esenciales de la vida, del episodio en que transcurren los eventos con toda su carga de luz y oscuridad que preocupa y genera acciones: lo visual y lo sonoro como estructura interna del poema son llevados al acto del performance, y es aquí donde radica la originalidad de la propuesta. A decir de Samuel Gordon, principal crítico de la poesía visual en México, la palabra, el verso y la imagen se apoyan en un sentido mucho más amplio, y enfatiza en cuanto a la claridad del concepto de visualidad en la poesía llamada así: (caligramas, grafismos, escritura en libertad o poesía experimental, visual). Lo cito:

En la actualidad, algunos poetas y críticos consideran a la poesía visual una forma de las artes gráficas ya que emplea tanto grafemas como selecciones y composiciones tipográficas para crear sus morfemas, palabra o frases; otros, más apegados a su antigua tradición, la contemplan a la manera clásica como “poemas figurados” –nótese–: grafemas ante que o más que fonemas. Su disposición dibuja en la página el objeto aproximado que le sirve de base referencial y es, por tanto, un poema para ser visto antes que leído”.[4]

En Ríos Toledo la consistencia del poema visual no queda en este hecho, en la lectura visual sino que se explaya a la ritualidad escénica del instante, al convocar los ritmos y el acto del performance.
En cuanto a lo visual, cabría aquí la pregunta ¿de dónde viene la tradición visual por la poesía? El mismo crítico determina el antecedente en los poetas bucólicos griegos del siglo IV a. C., pero determina en la poesía moderna de Mallarmé con un “Tiro de dados”, la importancia a la página y a la configuración del texto-imagen en la misma, y refiere que el poeta francés propone por primera vez en lo teórico la explicación. Cito a Mallarmé:

El papel interviene cada vez que una imagen, por sí misma, cesa, o reingresa, admitiendo la sucesión de otras y, dado que no se trata, como de costumbre, de trazos sonoros regulares versos –sino más bien de subdivisiones prismáticas de una idea, en el instante de su aparición, que dura lo que su convergencia, en cierta puesta en escena espiritual exacta–, es en sitios variables, cerca o lejos del hilo conductor latente, en razón de la practicabilidad, que se impone el texto.[5]

Posteriormente estas ideas se extienden con los surrealistas con Apollinaire y en las vanguardias latinoamericanas encabezadas por Brasil en la poesía concretista, pasando por Vicente Huidobro y hasta la vanguardia de los estridentistas en México, sin olvidar un primer acercamiento con José Juan Tablada, y ya en el México contemporáneo con Octavio Paz, Jesús Arellano, Raúl Renán, Víctor Toledo, entre otros. No ahondando en estos detalles me avoco a la poesía que ahora nos reúne, es así que vemos en Ríos Toledo, un río de sentidos que convergen también en una propuesta, protesta en contra del silencio, así lo precisa la maestra Maricruz Patiño en el prólogo: “Todo lenguaje es código muerto cuando se emite, la intención es tomar por asalto a la palabra, signo y sonido en el momento de su surgimiento […] Lograr en un instante lo absoluto, síntesis de la imagen apostando a su máximo significado”.[6]
A su vez la imagen en el texto poético funge como la ilustración de consistencia figurativa que se desdobla para multiplicar sentidos. Así, la forma que, como diría D. A. Dondis en su emblemática Sintaxis de la imagen. Introducción al alfabeto visual, contiene la parte elemental del universo de las formas, y pueden modelarse con la grafía que se construye en la palabra. En los poemas de Ríos Toledo caben los contrastes, la saturación, la tonalidad y el estallido de los colores y las formas. Los elementos punto, línea, plano, y los subsiguientes frutos de las mezclas de los mismos derivan texturas, tonos, acentos en el gran universo de las formas visuales, plásticas a fin de cuentas pues se disparan con sus sonoridades sobre el soporte físico del papel; cito a D. A. Dondis:

Siempre que se diseña algo, o se hace, boceta y pinta, dibuja, garabatea, construye, esculpe, o gesticula, la sustancia visual de la obra se extrae de una lista básica de elementos. […]. Los elementos visuales constituyen la sustancia básica de lo que vemos y su número es reducido: punto, línea, contorno, dirección, tono, color, textura, dimensión, escala y movimiento. Aunque sean pocos, son la materia prima de toda información visual que está formada por elecciones y combinaciones selectivas.[7]

Las distintas combinaciones que intervienen en Ad libitum, dejan claro que la forma es atendida en virtud de la poética, aunque en algunos instante la rebase. Se trata a fin de cuentas de la poética visual, sonora lo que obliga a ser mirado como un conjunto. La forma se resuelve a partir de un contenido amplio que en Ríos Toledo se pronuncia, pues el sonido, protagonista también de la propuesta se ve enriquecido de una presentación del poema, especie de show, performance, interpretación, a la manera del mejor slam poetry;[8] actitud que se expresa con las manos, con el rasgueo de cuerdas provenientes de la forma femenina dibujada en “El guitarrista” como espacio positivo: “Los dedos se deslizan, indagan, oscilan, tocan impecable su insomnio. Se incrustan en la encordadura”. ("El guitarristas"; p. 107).
En el poema que abre la parte tres del poemario, es quizá el punto de mayor clímax, me refiero a “Mujeres” la poeta anuncia: “En el único instante del ahora/ en el nunca de todos los instantes” lo que suele ser la emotividad de pertenecer y reconocerse como entidad femenina, así ella denomina a su género como ”las cachorras”, “hijas”, “tramperas”, “devoradoras” y un sinfín de adjetivos para entonar la reconciliación con la vida y la muerte a través del elemento femenino por antonomasia, la luna.     
En “Lejos” y “Muy lejos”, por ejemplo, predominan como continente de la forma ritmos y movimientos, que a la vez son la simulación visual de las espinas que cubren al cactus, símbolo del desierto, del norte y por ende, de lo que está más allá de uno: “… Canto cicatrices a los que son mis ojos, a los que son mi son. Canto mi vestimenta de cadenilla y nopal al margen del magnífico Cosco.” ("Lejos"; p.39)


En “Metrónomo” se sugiere una lectura a través de coordenadas que van subrayando el final del poema: ese “clic” final de ritmo y pulsión, en la  gravedad del péndulo. Las palabras sujetadas por hilos suenan como un móvil al ser entonadas; el poema en su totalidad funciona como mapa visual, también como partitura en la interpretación del poema: “Metrónomo. Alma mecánica. Zum. Zum.” ("Metrónomo"; p. 31) El poema se constituye de ramificación de sonidos, onomatopeyas para decir algo acaso elemental pero siempre cargado de la revelación, es decir, lo que a los ojos (“en el único instante del ahora”) se les presenta: “Tienes el borde de una decisión eclipsando medía sombra”. Estos sonidos-onomatopeyas que dialogan con sentidos lúdicos en el lenguaje cobran gran importancia en la página compuesta simétricamente imitando la forma del metrónomo.
En otros poemas el punto de arranque está en el sonido para situarse sólo en un verso; a la poeta le bastan versos cortos para reiterar el final del poema con sonidos, como si se tratara del sonido verdadero: plaff, clic, shhh, zzzz como en “Deseo” donde, –insisto–, la poesía se desdobla más allá de la imagen, y es cuerpo en movimiento, veamos: “Lumbre deleble clava replicas sucesivas./ Encima. Al interior de los cuerpos.// Incluso en el desconsuelo rechina indecoroso.” ("Deseo"; p. 36).
El contraste es señalado en “Amor perdido”; aquí se asume una postura combatiente, de protesta, de inconformidad a las imposiciones del género, ya no existe como se leería tradicionalmente en la cultura sino una denuncia de mujer a ser mujer en libertad: “¿Amor perdido? ¡no!/ Nuestra carne, ojos, imágenes en flash/ se atragantan y vacían/ para renovarse en otros placeres/ con más hambre más euforia/ en la entrega cabalgante de los cuerpos.” ("Amor perdido"; 37)
En conclusión: La poesía de Marizela Ríos Toledo, conjuntada en Ad libitum exige siempre la agilidad lectora, la actividad y el dinamismo de los instantes en que se apoya. La actitud poética en Ríos Toledo es contundete al decirnos: “…escarbar los asombros” en relación a su ars poética, pues como se menciona ya al final del libro: “En ella la poesía es un acto de fe. Cree en el poema como organismo que no deja de moverse; en la imagen que vincula el ser y el no ser y busca cautivar pequeños momentos, y en el hombre que es también lenguaje y movimiento y en ocasiones alguien que no es. La poesía entonces lo transfigura; el acometido de las imágenes causa el efecto. Cada poema que escribe pretende la detonación en el lector oyente, en el espectador partícipe. Lucha por ello para existir.”

Poeta Marizela Ríos Toledo.


Texto. Víctor ArgüellesFotos proporcionadas por la autora



[1] Texto leído en la presentación en la Casa del Poeta Ramón López Velarde, 13 de abril de 2016.
[2] 1 de 5 epígrafes que integran las distintas partes del libro. Con ésta en específico inicia el recorrido al reconocimiento de la entidad inmersa en la urbanidad.
[3] Marizela Ríos Toledo, Ad Libitum, Editorial Praxis, México 2015, p. 14. En lo sucesivo, se anotará nombre del poema y número de página.
[4] Samuel Gordon, “Estudio introductorio”, La poesía visual en México, Universidad Autónoma de Estado de México, México, 2011, p. 13.
[5] Stéphen Mallarmé, prefacio a “Un tiro de dados”,  Revista Cosmopolis, en Samuel Gordon, op cit., p. 14.
[6] Maricruz Patiño, Prólogo a Ad libitum, op., cit., p. 11.
[7] D. A. Dondis, La sintaxis de la imagen, introducción al alfabeto visual, Editorial G. Gilli, México, 1992, p. 53.
[8] Experiencia sonora del recital en que un poeta recita su texto con distintos elementos que competen lo teatral y lo musical. Existe toda una tradición del slam, que valdría la pena consultar para estar informados.